Cerveza rubia

Malta, lúpulo, agua y levadura, esta simple fórmula lleva siglos, saciando nuestra sed, deleitando nuestro paladar y alegrando nuestros espíritus. Si, hablamos de nuestra querida cerveza.

Ver filtros Cerrar filtros

ORO LÍQUIDO EN NUESTROS PALADARES

Al observar ese color cálido, algo nos dice que vamos a disfrutar de algo agradable, la explosión en boca de nuestra amiga rubia es espectacular en todas sus variantes, da lo mismo cual prefieras porque todos sabemos que no sería justo decir que las demás son malas. Nos refresca en días calurosos y trae a nuestra mente recuerdos que dibujan una sonrisa en nuestros rostros, y es que nuestro paladar cobra vida y evoca grandes momentos compartiendo esta maravilla con seres queridos.

Como ingrdiente base nos encontramos con la malta de cebada, en la mayoría de los casos.  Esto es debido a que la cebada contiene unos azúcares imprescindibles para el proceso de fermentación, para hacer este proceso posible debemos liberar estos azúcares, se cuece el cereal, es lo que los artesanos cerveceros llaman malteado. Para obtener una malta clara se cuece a baja temperatura y poco tiempo, este tipo de tratamiento del cereal da lugar a una cerveza de aspecto pálido y dorado.

 

PRINCIPALES TIPOS DE CERVEZA RUBIA

Pale Lager

Probablemente el tipo de cerveza más extendido a lo largo y ancho del mundo, cuando pides una caña en tu bar habitual, estás bebiendo una de estas rubias de baja fermentación. La denominación geenral sería Lager, pero este tipo de cerveza no tiene porque ser rubia, puede ser tostada y en ocasiones negra, de ahí que se acuñó el término Pale (pálido en inglés) para definir el aspecto de la rubia fabricada con este proceso. Son cervezas ligeras en boca y en la mayoría de los casos de amargor contenido, lo que las hace ideales para el tapeo o para combatir un día de verano que no da tregua, todos hemos sentido ese frescor invadiendo nuestro cuerpo, placer absoluto.

Pilsner o Pilsener

Una variedad practicamente idéntica a la Pale Lager, la diferencia estriba en los ingredientes, el lúpulo y las maltas utilizadas provienen de la República Checa, zona de la que es autóctona esta maravilla. Estos ingredientes confieren un sabor tan especial a la Pilsner que ha perdurado en el tiempo, convirtiéndose merecidamente en una variedad única y apreciada en todo el mundo.

Pale Ale

Al igual que en los anteriores ejemplos hablabamos de baja fermentación en las elaboraciones, tenemos también las Pale Ale o rubia de fermentación alta. Obtenidas de maltas pálidas que tienen la peculiaridad de haber sido secadas previamente con coque, combustible sólido obtenido de la destilación del carbón. Esa variedad da una gran importancia a los lúpulos, algo que da como resultado un producto más amargo y aromático, sacrificando en cierta medida su poder refrescante, podríamos decir que es una cerveza para disfrutar con calma, charlando con amigos y saboreando cada trago.